Historia

La Congregación de Religiosas Concepcionistas Misioneras de la Enseñanza comienza con Carmen de Jesús Sallés y Barangueras, fundadora de la misma, el 7 de diciembre de 1892.

Carmen Sallés y Barangueras inicia su aprendizaje de la vida como hija de José y de Francisca desde el momento de su nacimiento, el 9 de abril de 1848, en Vic (Barcelona, España). Y como hija de Dios, dos días después, al recibir el Bautismo en su Iglesia Catedral.

Es la segunda de diez hermanos, y la mayor de las chicas. No tardará en ayudar a la madre en el cuidado de los pequeños, lo que resulta perfectamente normal. Pero pronto empieza a destacar porque tiene la “normalidad” del líder. Como otras compañeras suyas de colegio, acude a un grupo juvenil, cristiano y mariano; “hijas de María” se llaman y el título la llena de orgullo, de modo que se toma muy a pecho el serlo de verdad.
Sin proponérselo llama la atención por su piedad: el sacerdote que dirige su grupo la propone por modelo a las demás; y su hermana menor la sorprende frecuentemente en oración -“siempre de rodillas”, dice- ante el crucifijo de su habitación, o ante el sagrario en la Iglesia de los jesuítas.

Más culta que otras jóvenes de su edad, de facciones agradables y palabra fácil, amable y alegre, acaba por llamar la atención, también, de un matrimonio que -según los usos de la época- busca esposa para su hijo, y se la pide como tal a los señores Sallés. Aceptan ellos lo que consideran un buen futuro para su hija y se lo comunican a la interesada.

Y sucede lo imprevisto: la hija siempre sumisa y obediente, dice que no. Argumenta su negativa, que toda la vida será mujer razonadora: su vocación es otra, porque Dios la llama a la vida religiosa. Quiere pertenecerle sólo a El, por entero y para siempre. De momento, los padres imponen su voluntad; se inicia el noviazgo, se preparan casa y ajuar…Carmen reza y confía: “Dios proveerá”.

En el transcurso de unos Ejercicios Espirituales, Dios se le manifiesta con toda claridad. Ya no caben vacilaciones. Y, tras una etapa de dolorosa lucha, alcanza de sus padres la autorización deseada para interrumpir el compromiso matrimonial y emprender el camino de la vida religiosa.

FUNDADORA

La religiosa se construye sobre la base de la mujer. Y es una mujer ilusionada, enamorada más bien, la que llama a las puertas del noviciado de las Adoratrices en la primavera de 1871. Sólo Dios sabe lo que goza allí, ahondando en el amor y la adoración de Jesús Eucaristía; y lo que sufre, allí también, al descubrir la amargura y el desencanto de las jóvenes acogidas, procedentes del mundo de la delincuencia o de la prostitución…Las religiosas Adoratrices las recogen y acogen, para proporcionarles una reinserción social que les devuelva su propia estima y la de la sociedad. Aunque la sociedad, inconscientemente cruel, dificulta a menudo estos esfuerzos. Contemplando esta realidad, Carmen aprende la más hermosa lección de su vida. Para explicársela, el Espíritu Santo pone ante ella un ejemplo bien elocuente: la figura de María Inmaculada. Ninguna mujer como ésta podía ofrecerle el modelo para formar a las demás “a imagen suya”. Y aprende que, para hacerla así, Dios no esperó mérito alguno de su parte, sino que se le anticipó con su amor previniente, redimiéndola, rescatándola, antes de caer. Para Carmen, la lección está clara. El trabajo que realizan las Adoratrices es admirable. Pero a ella se le pide el camino de la anticipación por la educación preventiva: llenar, desde los primeros años, el corazón de niños y jóvenes de bien, para que no tenga en ellos cabida el mal. Lo explica así: “para alcanzar buenos fines, son menester buenos principios”. La llamada personal está clara; le falta, ahora, concretar su lugar en la Iglesia. Acude al sacerdote que orientó su adolescencia y su vocación. Y él la conduce hacia una congregación dedicada a la enseñanza. Entre las Dominicas va profundizando en la vida comunitaria, en la vida de oración y en la educación de la mujer. Poco a poco ahonda en la comprensión de la importancia que tiene la cultura, para que la mujer pueda ocupar con dignidad y eficacia un puesto en la familia, como esposa y como madre educadora de hijos; y un puesto en la sociedad que se abre tímidamente al trabajo femenino. Aprende, también, que esa cultura es el soporte imprescindible de una fe que, de otra manera, degenera en sensiblería y superstición o hace de ella una presa fácil de las desviaciones doctrinales que empiezan a extenderse por España. La comprensión de lo que Dios quiere de ella es plena. Pero no es evidente para todos. De nuevo tiene que desarraigarse de la tierra en que empezó a florecer, para reiniciar su peregrinar en busca de la voluntad de Dios. En Madrid, en la entonces catedral de San Isidro, ora y escucha, hasta que puede exclamar: “Es voluntad de Dios, vamos a Burgos y allí lucharemos contra todo lo que se presente. Y Dios proveerá”.

PRIMERA COMUNIDAD Y COLEGIO

En la ciudad de Burgos, en el número 12 de la calle Santander, el día 7 de diciembre de 1892, D. Manuel Gómez Salazar, arzobispo de Burgos, concede permiso y autorización para el establecimiento de la comunidad de Religiosas Concepcionistas de Santo Domingo, formada entonces, por cinco religiosas.

Reúne un grupo de jóvenes que aprenden de ella a ser “aljibes, que se llenan de ciencia y de virtud, para después repartirlas”. La ciencia, les explica, la da el estudio; la virtud, la da la gracia. Y con este equipaje parten por los caminos de España…Segovia, El Escorial, Madrid, Pozoblanco…son los hitos de la primera etapa, por tierras de Castilla y de Andalucía.

Después, descubre La Mancha: Almadén, Valdepeñas, Manzanares, Santa Cruz de Mudela, Barajas de Melo, Arroyo del Puerco, Santa Cruz de la Zarza…También apunta hacia el norte, hacia tierras navarras y abre el colegio de Murchante. Le pide permiso al Obispo de Pamplona para fundar también en Pamplona y Sesma, pero no le va a dar tiempo, porque la salud, que nunca ha sido fuerte, empieza a dar avisos. Pero M. Carmen todavía tiene tres deseos que cumplir: la aprobación del Instituto por S.S. el Papa Pío X, casa propia en Madrid y el permiso necesario para tener en esa casa el noviciado.

FECHAS DE FUNDACIÓN DE LAS CASAS ACTUALES DE ESPAÑA

 Arenys de Mar 07/04/1992  Más información Barcelona14/07/1940  Más información Buitrago   Más información Burgos 07/12/1892  Más información Camponaraya 09/04/1992  Más información Granada 05/03/1969  Más información Madrid-Belisana 20/05/1981  Más información Madrid-Hortaleza 15/09/1968  Más información Madrid-Princesa   Más información Manzanares 18/04/1906  Más información Marcilla 19/03/1938  Más información Ponferrada 02/12/1937  Más información Pozoblanco 08/09/1899  Más información San Lorenzo de El Escorial 20/08/1895  Más información Santa Cruz 02/07/1905  Más información Santa Fe 18/08/2000  Más información Santiago de Compostela 11/10/1960  Más información Segovia 08/04/1894  Más información Las Rozas 01/10/2009  Más información

FUNDACIONES FUERA DE ESPAÑA

BRASIL: M. CARMEN nos deja el encargo: ” Id, llevad la Congregación a otros países”. Y en 1912 nos llaman de Brasil y pronto respondemos a esta llamada. Es nuestro primer país de misión.

 LUGAR  COMUNIDADES BREVE RESEÑA  
 BRASIL  1912  Más información
 JAPÓN  1954  Más información
 VENEZUELA  1957  Más información  
ESTADOS UNIDOS  1962  Más información
ITALIA  1968  Más información
 R.D.CONGO  1971  Más información
 R. DOMINICANA  1972  Más información
 GUINEA ECUATORIAL  1981  Más información
 COREA  1985  Más información  
 FILIPINAS  1986  Más información
 MÉXICO    Más información
 CAMERÚN  2005  Más información
 INDIA    Más información
 CONGO BRAZAVILLE    Más información
     
     
     
     
     

 
JAPÓN: Una fuerte inquietud misionera florece en la Iglesia. En 1954 la primera expedición concepcionista embarca hacia el país del sol naciente. Es difícil aprender el idioma y las costumbres de una cultura tan diferente, pero pronto desde infantil hasta la universidad, miles de niños se educan con nosotras. 
VENEZUELA: En las costas del Caribe un pueblo joven nos llama: Venezuela. El momento de la respuesta es 1957.
ESTADOS UNIDOS: Desde 1962, la presencia concepcionista se sienta en las aulas norteamericanas. Es un nuevo sí a la llamada de Cristo.
ITALIA: Roma, centro de la cristiandad, la presencia concepcionista llega en 1968, allí somos un centro de acogida para peregrinos. 

ZAIRE: Faltan brazos para la mies. Hay misiones en África que reclaman ayuda, somos llamadas al Zaire en 1971. La misión es amplia: jóvenes, niños, madres de familia… llevar a Cristo a este país que sufre tanto.
R. DOMINICANA: Atendiendo al clamor de los más necesitados, la Congregación concepcionista en 1972 llega a la R. Dominicana.
GUINEA ECUATORIAL: 1981. Guinea Ecuatorial vive un grave deterioro, el Estado español se siente comprometido y pide ayuda a la Iglesia, nosotras nos dejamos interpelar por esta llamada para llevar allí la presencia de un Jesús que salva. 
COREA: En 1985 llegamos a Corea. El primer país oriental que extiende rápidamente su fe cristiana, tratamos de hacer sentir en este país la presencia de María Inmaculada.
FILIPINAS: Cristiana desde hace 4 siglos, este país necesita una renovación en la fe. Llegamos en 1986, para ayudar a la mujer a estar mejor formada. 
MÉXICO: Nuestro amor a la Inmaculada y nuestro idioma de origen conectan bien con el mejicano, con su sencilla y tierna devoción a la Virgen de Guadalupe.
CAMERÚN: En 2005.

CONGO BRAZAVILLE:

INDIA:

Anuncios