Burgos

10_11_2012 Carmen Sallés (24)

EUCARISTÍA DE ACCIÓN DE GRACIAS POR LA CANONIZACIÓN DE SANTA CARMEN SALLÉS. (10 de NOVIEMBRE)

En la ciudad de Burgos, la canonización de Santa Carmen Sallés, tiene color y sabor especial. Hasta las viejas piedras recuerdan ese 7 de diciembre de 1892 en que una mujer, Carmen Sallés, de rodillas ante el Cristo de esta espléndida catedral, comienza su andadura.

Ciento veinte años después, el mismo Cristo, acoge a las hijas de la Madre, para bendecirlas y celebrar con ellas, la Eucaristía de Acción de Gracias por su canonización.

Esta celebración fue un revivir para los que asistieron en Roma a aquel momen10_11_2012 Carmen Sallés (57)to único en la historia de la Congregación. Y para los que no pudieron presenciarlo personalmente, aproximarse lo más posible, a lo que se vivió en la Plaza de San Pedro.

Fue una celebración multitudinaria, la familia concepcionista burgalesa al completo: Religiosas, profesores, alumnos, padres, AA alumnos, personal colaborador. Y junto a ellos, sacerdotes, amigos, consagrados y consagradas de esta ciudad que no quisieron perderse este día, y nos acompañaron en este día tan especial.

El altar mayor de esta joya de catedral, bellamente adornado para esta festividad, con la figura de Santa Carmen Sallés presidiendo un lado del altar, brillaba con más fulgor, y emocionaba.

El Sr Arzobispo, D. Francisco Gil Hellín acompañado por un numeroso grupo de sacerdotes concelebrantes, daban realce a la ceremonia. La coral Santa María la Mayor armonizaba la celebración.

El Sr Arzobispo en su homilía desgranó tres conocidas frases de nuestra Fundadora:

“VAMOS A BURGOS, DIOS LO QUIERE”

“ADELANTE SIEMPRE ADELANTE, DIOS PROVEERÁ”

“MARÍA ES EL MODELO DE LOS QUE SIGUEN A JESÚS, PORQUE ELLA FUE LA PRIMERA EN SEGURLE, POR SU AMOR Y POR SU DISPONIBILIDAD”

Agradeció a las hermanas la labor desarrollada en estos ciento veinte años de presencia en Burgos, a favor de la niñez, juventud y sociedad burgalesa.

Al final de la celebración se besó la reliquia de la Santa a la vez que se entonaba el himno de la canonización.

Posteriormente, en el colegio se ofreció un vino español a todos los asistentes. Fue un momento de encuentro, muy propicio para compartir y estrechar lazos con las familias.

 

Anuncios