San Lorenzo de El Escorial

MISA DE ACCIÓN DE GRACIAS EN SAN LORENZO DE

EL ESCORIAL POR LA CANONIZACIÓN DE M. CARMEN SALLÉS

       Con los ecos aún sonando en nuestros oídos y la emoción en el corazón, por la ceremonia del 21 de Octubre en el Vaticano, nos reunimos el domingo 11 de Noviembre los miembros de la Familia Concepcionista de San Lorenzo de El Escorial en la Basílica del Real Monasterio, para agradecer en una solemne Eucaristía la proclamación de la santidad de M. Carmen.

_DSC0075  La Misa estuvo presidida por el P. José Antonio Jiménez, capellán del Colegio, acompañado por los PP. Agustinos capellanes de la comunidad y por varios religiosos más, incluido el Rector de la Universidad Mª Cristina, junto con un religioso de los Sagrados Corazones. Entre los invitados, representantes de todas las comunidades religiosas residentes, y a nivel civil representantes del Ayuntamiento de este Real Sitio.

La asistencia  excedió las previsiones, alrededor de 1300 personas, entre padres, alumnos, exalumnos, profesores y miembros del MLC. Los sacerdotes celebrantes comentaban que hacía tiempo que no habían visto ese “lleno” en la basílica, con tanta gente de pié al fondo y en las naves laterales. La liturgia resultó muy solemne, actuando el coro del colegio. En el Ofertorio participaron representantes de todos los miembros de la Familia Concepcionista que se reunieron en torno a un gran retrato de Santa Carmen, situado en el presbiterio, iban encabezados por un alumno con una vela encendida, significando la luz del carisma que nos alumbra. Así mismo, en el pasillo central del templo se desplegaron las banderas de todos los países donde está presente la Congregación. Y en la oración final un grupo de niños con globos blancos y azules rodearon a una niña que, con el hábito concepcionista, representaba a M. Carmen.

El broche final lo puso el grupo de danzas de una profesora y niñas del Colegio, que bailaron un pasacalle de jotas en la lonja._DSC0110

Ya en casa, se ofreció un aperitivo a los asistentes repartidos entre  el comedor de alumnos y  el salón de actos, donde “no cabía un alfiler”. Se fueron contentos de compartir la Fe, la amistad, el gozo de tener una santa tan nuestra en el Cielo y creemos que sintiéndose verdaderamente todos familia en la Casa de María Inmaculada.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Anuncios